FANDOM


En Tomb Raider II: Starring Lara Croft, la joven arqueóloga y aventurera Lara Croft busca la Daga de Xian, un antiguo artefacto con el poder de transformar en dragón a aquel que cuente con el coraje suficiente para clavársela en el corazón. Su camino no será fácil, ya que una organización criminal conocida como la Fiamma Nera hará lo imposible para matarla y llegar a la reliquia antes que ella.

Esta es la historia al completo, narrada por orden cronológico, de la segunda gran aventura de Lara Croft.

Antigua China (Siglo III a.C.)

Guerra de Qin Shihuang

Generalarmy.jpg

Ejército de Qin Shihuang.

Hacia el año 230 a. C., la Daga de Xian, un poderoso artefacto capaz de transformar en dragón a su dueño y dotar de extraordinarios poderes a su ejército, es encontrado por Qin Shihuang, rey del estado chino de Qin. Conociendo la leyenda sobre el artefacto, el joven se clavó la daga en el corazón para convertirse en dragón. Su deseo era conquistar las tribus de China para unificarlas en un solo imperio del que sería coronado su gobernante.

Con la ayuda de su ejército, fue conquistándolas, desde el mar hacia el oeste, una a una sin dificultad. No obstante, al llegar a las cordilleras del Himalaya se toparon con los ávidos monjes tibetanos, que lucharon con coraje y valor. En la contienda, uno de los monjes divisó la daga bajo el dragón y la arrancó del coloso. Qin Shihuang perdió así la vida, su ejército fue derrotado y la daga fue devuelta a su santuario, el Templo de Xian, donde permanecería protegida y oculta por los monjes durante varios siglos. El Templo se sitúa en algún lugar remoto bajo la Gran Muralla de China, ordenada construir por el mítico conquistador.

Protección de la Daga

Monkdragon.jpg

Los monjes luchan contra el dragón.

Con la sufrida y milagrosa victoria, los monjes tienen claro que un horror como el de Qin Shi Huang no puede volver a repetirse. Para ello, deciden guardar la llave del Templo de Xian (el Talión) en lo más profundo de las catacumbas del Tíbet. Allí permanecerá a salvo custodiada por el Guardián del Talión, yetis, animales salvajes e incontables trampas.

Para complicar su acceso aún más, en la entrada a las catacumbas erigen un gran monasterio, el Monasterio Barkhang, donde vivirán los mejores guerreros del Tíbet. La puerta a las catacumbas se abrirá con el Seraph, una pequeña estatuilla que activa su mecanismo, y con varios Tornos Sagrados escondidos en las proximidades del Monasterio. Sin embargo, en algún momento de la historia, el Seraph es extraviado. Se desconoce cómo y cuándo ocurrió, pero de alguna forma, sería encontrado a en el siglo XX por la gente equivocada.

Mediados del Siglo XX

La Fiamma Nera y el Seraph

Gianni.png

Gianni Bartoli en el póster promocional de uno de sus espectáculos.

Corren los años 50, y el famoso mago e ilusionista veneciano Gianni Bartoli triunfa en Italia con sus espectáculos. Sus trucos los lleva a cabo con artefactos que ha ido consiguiendo gracias a la organización criminal secreta que preside, la Fiamma Nera, a la que dirige desde su Salón de Ópera en Venecia. Sin embargo, el mejor de todos está por llegar, pues tras años de investigaciones y ardua búsqueda, por fin ha conseguido hacerse con el Seraph.

Se estima que entre finales de los 50 y principios de los 60, Gianni toma su buque privado, el María Doria, y junto a varios de sus fieles sicarios toma rumbo hacia el Tíbet.

Hundimiento del María Doria

El monje Barkhang, líder de la orden protectora de la Daga de Xian, descubre los planes del líder de la secta italiana. Sus monjes guerreros son hábiles en la lucha cuerpo a cuerpo, pero nada pueden hacer contra un escuadrón de hombres equipados con armas de fuego y arsenal militar. Consciente de que si llegan al monasterio la derrota será segura, a Barkhang no le queda otra alternativa que tomar una drástica y radical medida: Bombardear el buque.

La primera noche que el María Doria pasa en alta mar, tras zarpar de Italia, es atacado por varios bombarderos. El buque es incapaz de resistir el ataque y se hunde en el fondo del Mar Adriático con el Seraph y toda su tripulación. La nave es arrastrada por las corrientes submarinas hasta una gigantesca caverna subterránea constituída por una gran burbuja de aire. La llave de las catacumbas tibetanas permanecerá perdida en uno de sus camarotes hasta volver a ser rescatada más de treinta años después...

Mediados de los 90

Búsqueda del María Doria

Con la muerte de Gianni, su hijo Marco Bartoli se erigió como nuevo líder de la Fiamma Nera. A lo largo de estos años, se dedicó a orientar los esfuerzos de la organización en hallar el paradero del buque hundido y así hacerse con el Seraph. La búsqueda llevó más de 30 años, pero finalmente consiguieron hallarlo. Sin embargo, el difícil acceso y las enormes dimensiones del buque representaban un arduo problema para encontrar el artefacto.

Consciente del tiempo que le llevaría peinar la zona, ordenó levantar una Plataforma Marina sobre la localización de la nave hundida y la decreta como nueva base de operaciones. Ya en 1997, Marco la establece como nueva sede y moviliza a Fiamma Nera desde Venecia a la misma.

Lara Croft emprende la aventura

En 1997, la joven arqueóloga y aventurera Lara Croft descubre la existencia de la Daga de Xian y la ubicación aproximada del templo donde se encuentra. Sin embargo, desconoce que necesita el Talión para abrir las puertas del Templo de Xian. Ajena a la existencia del Talión y el Seraph, se prepara y toma rumbo hacia el lugar de la Gran Muralla China donde cree que está el santuario. Un helicóptero la deja en las inmediaciones y es aquí donde arranca la aventura de Tomb Raider II: Starring Lara Croft.

Lara busca la Daga

Llegada al templo

250px-China Location.jpg

Lara en la Gran Muralla.

Lara Croft empieza a explorar desde el fondo de uno de los fosos. Enfrentándose a los animales salvajes, los obstáculos del duro relieve y las trampas ocultas, la aventurera se abre paso entre los pasadizos ocultos en el corazón de la muralla. Finalmente, la joven llega a la entrada al templo. Antes de poder siquiera tocar el portón del santuario, un mercenario se abalanza sobre sobre ella desde las sombras disparando su metralleta a bocajarro. Lara consigue esquivarle y aprovechando la inercia de la caída lo arroja contra la puerta dejándole indefenso.

Herido y desarmado, Lara le apunta con las pistolas y le pide que le diga todo lo que sabe. El mercenario, que se hace llamar Claudio, le cuenta que la Daga está esperando al auténtico elegido y digno de ella, un tal Marco Bartoli. Para evitar que le saque más información o le torture, Claudio saca un bote de arsénico de su chaqueta y se lo bebe. Ante la mirada de Lara, Claudio se desploma asfixiado.
Claudioambush.jpg

Claudio embosca a Lara.

Entre las pertenencias de Claudio, encuentra en su campamento un ordenador portátil. En él, la joven buscará información sobre Marco, descubriendo que es un hombre rico y poderoso que reside en Via Carelli, Venecia (Italia). Por lo que parece, Marco aún no habrá encontrado la llave del templo y ha debido encargar a Claudio custodiar la puerta hasta que la consiga. Lara debe apresurarse a encontrar la llave antes que él, y para ello solo tiene claro que el siguiente paso es viajar a Venecia, a la boca del lobo.

Asalto a Via Carelli

Smallscreen004 (1).jpg

Lara llega a Venecia.

Lara llega al barrio donde se encuentra Via Carelli, la mansión de Marco Bartoli en Venecia, pero no será fácil acceder a ella. En las inmediaciones, la joven deberá acabar con sus devotos sicarios, miembros de su organización mafiosa "La Fiamma Nera" que se encuentran por todos los rincones vigilando la entrada a la parcela. La aventurera robará dos lanchas venecianas para moverse entre las laberínticas calles de la ciudad a salvo de la amenaza de los asesinos. Con arduo esfuerzo y tras una trepidante carrera a contrarreloj, Lara acabará con todos y accederá a la parcela de la mansión gracias a una de las lanchas.

La mansión está aún mejor custodiada por los asesinos de la Fiamma Nera, pero parece no haber rastro de Marco por ningún lado. Lara recorre cada rincón de la hacienda y los alrededores, pero aunque no dé con él, sabe que con tantos mercenarios presentes el líder de la organización no debe encontrarse muy lejos. Finalmente, llega a los aledaños del Teatro de Ópera donde actuaba Gianni Bartoli. Aquel debe ser el centro de operaciones de la organización, y casi con certeza el lugar donde se encuentre su hijo Marco. Tras estudiar cómo poder acceder al salón de ópera, no le queda mejor opción que volar con dinamita un edificio colindante. A través de una fisura, Lara se interna en el misterioso teatro abandonado.

Con un despliegue de mercenarios aún mayor, no cabe duda de que Marco se encuentra en el teatro. Lara investiga exhaustivamente cada rincón, desde los camerinos hasta los conductos de ventilación para encontrar al villano. Sin embargo, lo más cerca que estará de él es en una cloaca bajo una sala desde la que puede oír sus conversaciones. Según parece, Marco se dispone a tomar su avión de forma inminente. Lara se apresura a encontrar la aeronave cuanto antes, y poco antes de que despegue, consigue colarse en su interior sin que nadie la descubra. El hidroavión despega y abandona Venecia rumbo a una plataforma marina situada en mitad del océano.

Encuentro con Marco

Mientras Marco discute a voces en la cabina de pilotaje con Fabio, Lara aprovecha para examinar las cajas de mercancías que transporta la nave. Es entonces, cuando la conversación capta la atención de Lara. Fabio expone a su líder que tal vez aquello que buscan no se encuentre ahí. "Tal vez lo arrastrara la marea, tal vez Gianni nunca lo tuvo y erramos buscando en su tumba". Una opinión que enfurece a Bartoli, quien responde con un puñetazo a su vasallo que le hacer perder el control del avión. Por suerte, logra incorporarle con éxito para que el piloto retome los mandos y evite que el avión siga cayendo en picado. Acto seguido hace un llamamiento a su fe y le dice que su padre Gianni se lo confirmó antes de morir.

Mientras transcurre la conversación, Lara descubre que se refieren a la búsqueda del Seraph. Parece ser que estuvo en posesión de Gianni y la buscan en su tumba. Según parece, siguen sin poder encontrarlo y Fabio cuestionaba que la estatuilla se encuentre allí. Marco respondió feroz que la última vez que habló con su padre, este le contó que había sido iluminado, por lo que está convencido de que Gianni murió con ella en su poder. El líder de la Fiamma expone que su padre no fue más que una pieza más en el juego, una de las herramientas del destino para que él, el Elegido, obtenga la Daga de Xian. Fabio asiente resignado, mientras su jefe sale de la cabina para toparse de bruces con Lara Croft.

Lara apunta con sus pistolas al líder criminal. Marco había salido en busca de Eros, un operario al que preguntar por una avería, pero ahora se encontraba indefenso frente a los cañones de la joven heroína. No obstante, Eros aparece tras ella y la noquea de un fuerte golpe en la cabeza mientras responde "¡Sí!" a su jefe. Marco, asombrado por cómo la joven había llegado tan lejos, decide dejarla con vida por si puede serle de utilidad. El avión llega finalmente a la plataforma marina, y allí, Lara es encerrada en una celda completamente desarmada.

Búsqueda del Seraph

Sección en desarrollo

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar